Si Macao es el circuito callejero más difícil del mundo por su velocidad, extensión y dimensiones variables en distintas zonas de sus seis kilómetros, peor lo es con piso mojado.

El domingo amaneció con una leve llovizna que se encargó de cambiar la condición de la pista definitivamente para el horario de la última carrera del WTCC en su penúltima fecha. Si bien a la hora de correr, ya no llovía, el alto porcentaje de humedad impidió que se secara el asfalto, y las autoridades declararon la carrera como Wet Race, lo que indicaba que se largaría detrás del Auto de Seguridad.

Bebu Girolami largaba en 10mo lugar, el segundo de los pesados Volvo, que habían quedado en 4to puesto con Thed Björk y en 12mo con Nicky Catsburg. Había dos objetivos muy claros. Terminar con todos los autos en los puntos, y terminar con los autos enteros, porque en dos semanas se corre la última fecha en Qatar, y para los autos suecos, correr en Macao como único auto con 80kg, era un desafío de alto riesgo. Estaban convencidos que Honda les podría descontar en el campeonato de pilotos y marcas, había que salir con el menor daño posible. Y si en Qatar la tabla de compensación de pesos dejan a los Honda y los Volvo en similar peso otra vez, ese era un objetivo extra que se intentaría conseguir.

Largaron en fila india luego de dos vueltas detrás del SC, y en un par de vueltas más, Girolami dio cuenta de Ryo Michigami, el Honda oficial que tenía cerca en la grilla, y una vez 9no, se dedicó a descontar sobre el Lada de Kevin Gleason, que sin kilos de lastre funcionaba muy bien en esta pista. Detrás suyo, Nicky Catsburg también había pasado al Honda del japonés, y ambos avanzaban juntos. Pero a mitad de carrera, un exceso del holandés provocó un contacto con el argentino, que no tuvo consecuencias para él, aunque sí para Catsburg, aunque menores, con leves daños en su trompa.

El riesgo era grande, pasar no es posible sin asumir un riesgo que podía generar roturas grandes, entonces desde el equipo salió la orden de mantenerse en pista y solo llegar al final.

DECLARACIÓN DE BEBU GIROLAMI

“Fue una carrera muy difícil, porque con lluvia, Macao se pone mucho más exigente de lo que ya es normalmente. Es un circuito que naturalmente no perdona, imaginen con piso mojado. Largué 10mo, y con la estrategia del equipo muy clara: terminar en los puntos y si es posible, delante de Michigami en mi caso. Lo hice así. Y luego ataqué un poco a un Lada que tenía delante, pero era muy complicado y arriesgado intentarlo. Después Nicky se pasa un poco y me choca de atrás, pero por suerte no tuve daños importantes y pude continuar, pero con un puesto 9 que no refleja lo que podía haber sido el fin de semana para mí. Romper el motor y perder la práctica más importante, no me permitió ir a la clasificación con los límites claros de la pista, y eso generó que no sea posible ser protagonista. Pero bueno, en definitiva nos traemos el auto sano, la próxima carrera es muy pronto. Los autos se cargan acá y se llevan directo a Qatar para correr en menos de dos semanas, porque se corre jueves y viernes de fin de noviembre. La performance de este fin de semana, nos permite soñar con estar muy bien para pelear ambos campeonatos en la última fecha.”