Desde chico, jugando con las consolas o los simuladores de carreras, Bebu Girolami soñaba con correr algún día en pistas como Monza, Nürburgring, Silverstone, Spa, y tantas otras “catedrales” del automovilismo mundial. Hace apenas dos semanas se cumplió un año de aquel sábado de Stock Car en Tarumá, en el que recibió el primer mail invitándolo a probar un Volvo en Termas y quizás a correr en Japón y China en esa misma temporada.

Pudo darse el gusto de hacer el Test y correr en Motegi para Volvo, y quedar confirmado como piloto del equipo para la temporada 2017. Uno de sus sueños estaba cumplido.

Hoy, llega a correr a Termas de Rio Hondo con uno de los Volvo S60 del equipo oficial, el Polestar Cyan Racing, y cumplirá otro sueño. Participar en su país de una carrera de un campeonato mundial FIA, como parte del grupo permanente de la categoría, el WTCC.

El año deportivamente es muy rico, porque la experiencia de ser parte de un equipo de fábrica, con los conocimientos técnicos que eso conlleva, y con la riqueza de correr con autos de estas prestaciones, neumáticos de alta performance y en pistas del más alto standard de homologación FIA, no tiene precio para un piloto con pretensiones de aprender y crecer en cada paso que da en su carrera profesional.

Los resultados no fueron los esperados, porque hubo factores que impidieron concretar en la bandera a cuadros, muy buenas carreras o clasificaciones como las que tuvo en las primeras tres carreras, cuando el equipo decidía a qué piloto respaldaría para la lucha por el campeonato.

Por eso quizás, su rol en el equipo sea ahora el de colaborar con el doble objetivo de ser campeón de pilotos y constructores. Y eso limita sus ambiciones a las necesidades del grupo para el que corre.

Luego de la carrera de Vila Real, Portugal. El equipo hizo un trabajo de revisión profunda del auto, en busca de solucionar una fuerte vibración que fue incrementándose a lo largo de las dos carreras del fin de semana, y que hacía muy difícil la conducción para el argentino.

En los entrenamientos de este sábado en Termas de Río Hondo, Bebu Girolami tendrá la doble misión de empezar el trabajo de puesta a punto del auto y controlar el rendimiento. Si todo está en orden, empezará su fin de semana en busca de ser lo más rápido posible en clasificación, sobre una pista que tiene sus secretos, pero que los conoce a la perfección.

DECLARACIÓN DE BEBU GIROLAMI

“Hoy hicimos la caminata por el circuito con los ingenieros, repasando los lugares de mayor grip, las zonas críticas y los puntos de cuerda. Repasamos cómo se trabajará en los entrenamientos, con qué puesta a punto saldrá cada auto y que probará cada uno, y de ahí en más cómo sigue el fin de semana. Tenemos los dos ensayos de la mañana, muy pegados entre sí, con una hora entre uno y otro, así que los tiempos van a ser muy ajustados. En mi caso, espero tener el mismo auto que tuve en Marrakesh, que todo funcione bien y me permita hacer un buen fin de semana delante de mi público, en una pista que me gusta mucho y en un equipo que está peleando el campeonato. Ojalá salga todo bien y pueda regalarle a la gente un buen resultado.”

La práctica libre 1, de 45 minutos, comienza a las 8:30. La segunda tanda de entrenamientos será de 10:50 a 11:35, mientras la clasificación comenzará con la Q1 a las 15hs